Archive for the ‘Vida’ Category

h1

Despojar el sudor

Martes, septiembre 25, 2018

alfDespertar. Apagar la alarma del celular en modo avión. Apretar los ojos, sentir las lagañas rasposas y gimotear en silencio por el sueño perdido. (Creer que estaba ella. Saber que no.) Fruncir el ceño. Tocar con las yemas de los dedos la cortina dura. Sentir el roce de los muslos en el buzo tibio. Pasar los brazos por las cobijas amorosas. Lamentar despertar. Pero desear la erección de todo el cuerpo.

Colocarse boca arriba. Respirar profundamente. Inhalar. Exhalar. Escuchar los perros en sus ladridos puros a la distancia y los carros cuyos dueños/prisioneros comienzan a acelerar en sus rumbos al trabajo, a la panadería, al gimnasio, a la rutina necesaria o dolorosa. (O ambas.) Voltearse de lado. Erguir la columna. Sentarse en la orilla de la cama. Sentir el suelo de madera frío en la punta de los pies. Estirar el cuello. Despertar.

Convencerse nuevamente que es lo querido. Entender la sensación que mueve. Levantarse. Lavarse la cara. Enjuagarse la boca. Mirar el espejo. Quererse. Besarse. (Susurrarse un “buenos días” muy quedito.) Zafarse del delicioso y manipulador abrazo del buzo. Soltar la camisa. Doblar todo en su lugar de siempre. Disfrutar la desnudez unos momentos. Sentir la piel morena, tersa y descansada de los brazos, la espalda, el cuello. Notar mi sexo dormido. Despertar.

Dar unos pasos. Quitar las sábanas rápidamente. (El día precoz ya dio pasos y quiere caminar.) La tierra gime muy abajo, a lo lejos. Vestirse con el atuendo necesario. Cubrirse doblemente, ante el recuerdo de la lluvia de la noche anterior. Salir del cuarto. Estirar de nuevo. “¿Qué dice papi? ¿Qué dice gallo?” Saludar al Rojo. Echar las sábanas a lavar. Ponerse casco, mover la bicicleta al primer piso. Hoy ganaremos el Tour.

yo

Salir a la acera. Mirar el cielo, que brilla y cruje al mismo tiempo. (Hoy lloverá.) Subirse y empezar. No hay carros. Pedalear. Fluir con el viento a favor. Moverse en el mejor vehículo. Observar el asfalto debajo de las llantas. De reojo los carros, cruzar lentamente con semáforo en rojo. Bajar la cuesta. Subir la cuesta. Meter la bicicleta. “Buenos días. Hola, ¿cómo estás? Bien.” No mirar a los ojos. Bajar la frecuencia cardíaca. Entrar.

Quitarse los tenis. Quitarse las medias. Sentir la cerámica fría. Despertar. Dejar el bultillo en el compartimento. Bajar las gradas. Estirar el mat nuevo. Agradecer a la hermana. “(Acento suramericano) Hola chicos, buenos días. Buenos días.” Tomar un bloc. Ponerse la férula. “Respiración profunda, espalda erguida, hombros atrás, coronilla al cielo, ojos cerrados…Mirar el jardín por última vez, antes de un cierre momentáneo. Querer ser pasto y árbol y tierra y rocío. Despojarse. Cerrar los ojos. Inhalar. Exhalar. Escuchar la voz serena, segura y hermosa de la mujer que me guía y enseña. Intentar. Sudar como llovizna. Troncos en el río. Comenzar – de nuevo – a crecer.

Bajar las piernas. Poner el bloc en la espalda baja (el sacro). Amar el estiramiento y la incomodidad en mi espalda. Soltar. Volver. Quitar el bloc. Reposar el cuerpo. Voltear las palmas al cielo. Inhalar. Exhalar profundamente. Escuchar ladridos inquietos. Bajar la frecuencia cardíaca. Sonreír con lágrima infante. Llorar con sonrisa leve. Relajar. Savasana.

Abrir los ojos. Estirar las piernas. Exhalar por la boca el agotamiento. Bromear con la intensidad de la clase. “Chao.” Desear un abrazo. (Despedirse del jardín.) Subir las gradas. Escribir mi nombre. Caminar la fría cerámica. Poner tenis y medias. “Chao.” Trepar la bicicleta y la cuesta. Sudar. Entrar. Recordar el plan.

Comida

cosasSacar todo de la refrigeradora y limpiar. Manejar el esencial carro. Poner Blink-182. (Qué hambre.) Consumir productos y alimentos en el súper verde y grande y levemente desordenado. Volver. Comer manzana. Comer jamón. Comer frijoles, puestos en olla de cocimiento desde la noche anterior. Fumar vapor. Despertar la tripa.

Acomodar las compras. Picar olores. Activar la cocina. Preparar gallo pinto. Hervir agua. Poner Cultura. Parar Cultura. Poner la entrevista sobre la reforma fiscal. Desesperarse ante la inevitabilidad política y económica. Mirar a Tata Mundo y su obsesión con no más impuestos y apear todos los gastos posibles. Mirar a Mama y su malestar. Recordarlos a ambos y volver al túnel pretérito oscuro solo un momento. Regresar. Chorrear café. Cortar queso. Apagar los frijoles rojos ya listos. (Mmm, un poco salado.) Ponerle sábanas a la cama.

Poner The War on Drugs. “I resist what I cannot change / And I wanna find what can’t be found.” Alimentarse. Sentir el placer de mi estómago lleno. Agradecer. Terminar el último bocado de pinto, huevo y queso. Saltar como un resorte a escribir un corrido largo en la computadora. Fumar. (Recordar el plan.) Escribir un mensaje en el teléfono.

(PAUSAR Y LAVAR PLATOS Y ORDENAR TODO)

Mediodía

desechosVolver al teclado. Saber que se perdió el tren. Poner Facto Delafé y Las Flores Azules. “Suerte que tú ríes y no te enfadas.” Inhalar. Exhalar ruidosamente. Cerrar los ojos. Abrir los ojos. Lagrimear la última sonrisa. (Maldita sea con el plástico.) Pensar que se fue medio día en un corrido. El día precoz sintió lo sabroso de correr y ya no le importa nada. Mirar a la señora trigueña que limpia los apartamentos vecinos.

Desnudarse. Pasar los dedos por el abdomen y el pubis. Desear dormir y ducharse al mismo tiempo. (El día precoz me robó una siesta.) Desear ser agua en el mar. Beber agua de la botella. Sentir los pulmones y el estómago y el pecho y los muslos llenos. Vibrar con la energía. Despejar el cansancio. Despertar.

 

Anuncios
h1

Mujer en hamaca

Sábado, agosto 11, 2018

 

Hamaca-atardecer

Péndulo sin impulso ajeno.

Me acerqué volando.
¡Que digo volando!
Cayendo, planeando con algún descontrol,
como se avecina un drone
que sabe caerá
por la falta de batería.
Pero silencioso, ninja, intentando
que no me vieras.

Te mecías en una hamaca multicolor
tabla azul, rosada y roja
cuerdas cafés, negras y amarillas.
Sonrisa quieta, placer quedito
sentías el viento antigueño
en tu rostro sereno
en tu cabello fiestero
en tus senos rebeldes.

Detrás
los árboles miraban celosos
tu juego de vaivén,
ese que jugamos alguna vez
sin surcar una herida abierta.

Cortabas las ráfagas
con tus piernas sabias de huidas,
en una forma que ninguna rama sueña.
La raíz que amarra
no entiende de hamacas.

Pelaste los dientes
y convocaste a las nubes,
que hallaste eran:
un cocodrilo con uno de esos finos cigarros largos,
un oso polar con sombrero de copa y pluma encima,
un cerdo de Pink Floyd pateando una bola.

Respondió el cielo de atardecer
a tu llamado de bruja,
pero las nubes – siempre libertinas –
se disiparon entre risas escandalosas.

Lamiste tus labios
y bajaste en tu péndulo
solo para volver a subir
veloz, fugaz, implacable
olvidabas la física del miedo
con deseos de saltar al ocaso.

Continué mi descenso
y caí de bruces sin poner las manos
sobre el pasto de la colina
a tus pies.

Me volqué boca arriba
apenas para sentir el golpe de aire
al pasar tus piernas largas y pies pequeños
cerca de mi rostro
como hachas de dulce justicia.

Abroché mis manos
detrás de mi cabeza
mientras continuabas tu danza mecedora
sin impulso ajeno.
Ahora jugabas a comer el aire frío
de la montaña secreta.

Desde mi húmeda fosa de zacate
contemplé tu cuerpo desnudo
y cómo se convertía en un punto en el cielo
para enseguida precipitarse al bosque
y de nuevo aparecer
en el campo minado de nubes.

Robé tu fragancia
cerré mis ojos
y me zambullí en tu estela
para intentar oscilar
mi propio salto.

h1

Olas y ecos

Domingo, mayo 27, 2018

 

Sombras-callejon

Caminar ayuda. No quiero dirección. Solo seguir una fragancia.

Deseo encontrarme rápido. Para buscarte pronto.

Quizás debería desear otros fuegos inagotables, pero soy un naufragio de alma en un mar confuso. Olas de orgullo y ego y temor y nostalgia y amor y desprecio y egoísmo y paz y guerra. Contradicciones andantes que voy escuchando, lamentando mis lentos pasos.

Los monólogos se silencian, mientras fantaseo con tu sombra. Toda negra y muda, me señala la ventana. Al asomarme ella misma baja escaleras metálicas ocre, hasta hundirse en una alcantarilla con brillo naranja. Cuando bajo, de nuevo ella está al final de la calle, caminando lentamente. Sus dedos largos danzando con el viento, tocando tonadas imaginarias en los hilos que las ráfagas trazan.

Se vuelve y es opaca. Emite un sonido de exhalación, de aire entre las ramas. Y se desintegra cuando apenas avanzo hacia su murmullo.

But if you knew an eclipse was coming. Why’d you even ask?

Deambulo por la avenida donde me perdí y te sacrifiqué sin valor. El farol ilumina con luz roja tenue, mientras la luna se cubre con un velo. Me siento en el caño a beber el rocío que comienza a formarse.

En la muerte de la noche y el primer trino de la mañana, tu sombra rió. El eco golpeó mis huesos fríos y me sacudió del trance.

Espero encontrarla, a tu sombra, y reflejarme en ella. Tan solo para escuchar, aunque sea, un hilo de tu voz.

If you ever wanna get lost…then follow me.

h1

Boca arriba

Domingo, abril 8, 2018

Rays

Apareciste
– de nuevo –
infiltrada entre las fragancias de zacate de limón
y lavanda,
que manos fuertes y gentiles rociaron en el salón.

Te colaste
entre el cielo raso pálido
y mi alma grisácea,
donde anidaste hace un tiempo
antes de que te ahuyentara con ramas,
mientras mi respiración se ralentizaba
y mi diafragma se apaciguaba.

Saliste
de la maleza de mi cabello
ayudada por cuerdas de centeno,
para posarte
(diminuta y poderosa
extraviada y sonriente)
en mi frente,
ignorante de que tu caza de tesoros
ha sido la mía también.

Bajaste
aventurera
por mi frente sin surcos
y brincaste temeraria
a mis párpados
sin movimientos.

Te encapsulaste
en una gota de sudor
que suplantó lágrimas
y se deslizó quieta pero sin pausa
por mis mejillas acaloradas.

Corriste
torpe con el pulso acelerado,
y atravesaste mi pecho
atenta por si un súbito atropello
interrumpía en esa carretera sin vellos.

Te internaste
en mi pubis
cansado como todo el cuerpo y dormido,
escalaste mi sexo
flácido y apaciguado
por las tonadas pacíficas
que resonaban en la sala.

Y te extrañaste,
no entendiste la colina desfallecida
la energía disipándose
como las partículas de espuma
que estallan y desaparecen cuando la ola
se entierra en la arena de la playa.

Recorriste
mis piernas largas
probaste de nuevo mi tibia con tus manos suaves
lanzando tu voz y tu risa vibrante
que golpearon mis huesos
y regresaron como un eco de amor ahogado.

Te lanzaste
desde mis pies y sin paracaídas
mientras mi mente regresó de su corto viaje
y te buscó unos momentos
silentes, sosegados, mudos
y finalmente dolientes
porque apenas capté,
una lejana estela de tu cabello despeinado.

h1

De ahí sos vos

Miércoles, agosto 23, 2017
San-Buenaventura-Colorado

Estanque, mar, manglar y bosque en San Buenaventura.

Donde Guanacaste se convierte en manglar. Donde su seno y el fuego de sus entrañas me saluda, sudoroso y cansado, pero dispuesto a invitarme a un café y a unas tanelas. De ahí sos vos.

Donde el manglar se convierte en barro, donde están las chuchecas y las pianguas, en un festival de vida entre la humedad. Debajo de la línea del agua y entre las rodillas y los tobillos de mujeres y hombres trabajadores del mar. Ahí te miro y te reconozco, joven e ignorante de lo que viene, pero con la sabiduría y el poder de las mareas y los cultivos.

Donde el manglar – pulmón del planeta – es hogar para los jugueteos y carrerones de los cangrejos. Esa barrera protectora, que vos viviste y ellos siguen protegiendo, ante los golpes del humano moderno.

Cuando el sol se acerca al cenit y golpea las ramas de los árboles de mangle, hierve el agua del Golfo y avisa que los extranjeros deben irse; y las recolectoras alistan sus baldes y repasan la faena iniciada desde tempranito en la mañana, cuando iluminó la tierra y se retrajo el mar. En ese momento me miraste vos.

Ahí dónde el hogar llama y el fogón espera para preparar la cena de los güilas. En esa exhalación del trabajo, mientras quienes viven del mar ignoran los piquetes de bocones y purrujas; ahí te limpiás el sudor con un pañuelo rojo y te acomodás el pelo tiznado, al tiempo que perdés la mirada unos momentos en el choque de las nubes y el agua.

El barro se profundiza en fango y las olas regresan activas y otros insectos se arrastran o sobrevuelan ese poderoso universo. De regreso van las mujeres, de regreso va un sustento. Donde revive y lucha tu tierra con cada marea.

De ahí sos vos.

Golfo-Nicoya-desde-San-Buenaventura

h1

Sobre discusión en un post de Pito

Martes, junio 20, 2017

love-wins-equality-marriage-facebook-timeline-cover

Hola de nuevo Tía. Acá voy, punto por punto. Disculpe la extensión, siempre me ha costado escribir poco. Después de esto no pondré nada más, porque las discusiones por redes sociales y vías digitales, aunque necesarias, me parecen impersonales y difíciles de sostener constructivamente. Entonces cuando quiera hablarlo en persona, encantado. Y desde ya la invito a tomarse un café con una muy buena amiga que tengo que es una mujer madura, profesional, valiente, amorosa, inteligente y transgénero.

Sobre el video de “Ideología de género NO VA”

(Lo que pongo en comillas, son citas de la señora Caccia.)

“La escuela debe explicar a nivel científico que es la sexualidad, esto es a nivel biológico.” La sexualidad, por definición es lo que tiene que ver con “condiciones anatómicas”; y también es lo relacionado con nuestro deseo sexual. De esta segunda definición voy a hablar. La sexualidad es energía. Todos tenemos esa energía. La tiene un niño de 4 años que se toca su pene, porque le da placer, aunque no sabe que no debería hacerlo en la sala de su casa, y por eso los padres deben guiarle sin oprimirlo. La tiene un joven de 16 años o un adulto de 30 que se masturba en su cuarto. La tiene una pareja de novios o de casados o solo dos (o tres o cuatro…) personas que decidieron compartir energía sexual. E incluso esa energía va más allá, no solo es una cuestión de lo que todos llaman “tener sexo” en cualquiera de sus formas o coito, o en palabras de muchos incluido yo, solo “coger”. Es más que eso, la sexualidad está en nuestro cuerpo, está en el placer de un contacto piel a piel en un abrazo rico de un amigo o en solamente estar solo y sentir sobre la piel el viento sabroso. Eso puede tener que ver con la sexualidad. Esta definición que la señora Caccia expone es biologista, no tiene que ver con sexualidad, tiene que ver con las funciones y partes del cuerpo. Ni usted ni yo somos educadores, pero en mi punto de vista el sistema educativo no debería renunciar a enseñar sobre sexualidad (sexualidad integral, no lo que ella expone). Los niños y jóvenes deben discutir sobre esto. Es más ¡todos debemos! Demasiados adultos le huyen al tema, se sonrojan cuando les preguntan sobre masturbación o sobre tener sexo. Desde la escuela debemos verlo como algo natural, una energía que todos tenemos.

Efectivamente los padres pueden buscar el centro educativo religioso si lo gusta. Pero la religión no debería estar en la educación formal. La religión es una cuestión de familia. Esto es otro punto, que de nuevo, cuando guste lo discutimos en persona.

En ningún centro educativo de Costa Rica le están diciendo a un estudiante “usted es un objeto”, que la señora Caccia lo menciona como crítica al aparato educativo, en general evidentemente no con respecto a Costa Rica.

En todo caso, si extrapolamos esto a Costa Rica, con el documento en mano cuando guste podemos analizar el programa de sexualidad y afectividad del MEP. Porque las menciones que la señora Caccia hace son de otro país, Perú de lo que escuché. En Costa Rica no han dicho “ustedes no tienen idea de cómo se deben criar a los hijos”, que la señora Caccia menciona. Más bien – y para esto puede preguntarle a cualquier educador – los padres se han alejado de los centros educativos. Así que invitada a discutir con el papel en mano, el mentado programa. En este link le dejo un reportaje que hice sobre esos programas cuando iniciaron, ahora han cambiado, con una profesional y estudiosa de la sexualidad que me encanta,

Continuando con la señora Caccia, en el tiempo 03:17 del video dice “otro problema que existe con la democracia es que no necesariamente lo que la mayoría quiere necesariamente es bueno para la mayoría o para el ser humano, por eso tenemos leyes que nos hacen daño”. Es una crítica curiosa al sistema democrática, segundos después de que la señora Caccia dijo “deberían hacer un referéndum”, que justamente es una expresión de mayoría. Efectivamente es un dilema de lo que la mayoría quiere, pero es el sistema bajo el cual vivimos. Si una mayoría vota, sea en las elecciones, sea en el Congreso se debe respetar, o simplemente estaremos aplicando filibusterimo todo el tiempo. Pero de nuevo, esto es un abordaje más político (la señora Caccia toca muchos temas en poco tiempo).

“Es una minoría de minorías. Y si no me creen vayan a las estadísticas.” La señora Caccia hace esta referencia, luego menciona que dos señoras que tuvieron un aborto y hablaron en un congreso (supongo sobre el aborto) para defender “el valor de la familia”. La señora Caccia no dice nada explícito sobre como el aborto atenta contra la familia, pero habría que tener el contexto completo. En este video no se expone. Entonces con respecto a esto, ni idea cuál es el punto. Igual en el resto del video habla de “ONG’s subvencionadas por abortistas”, pero no las menciona. Ya habla del contexto peruano, entonces me quedé desconocido.

Eso si me parece muy grave que compare – de manera generalizada sin ejemplos – a “agresor de tus hijos, violador, persona con pistola que mata a hijos” con colectivos peruanos (nombró varios) que “está haciendo eso con la mente y corazones de nuestros hijos”. La señora Caccia debería ser concreta y poner ejemplos de cómo ese “enemigo” como ella los llaman hacen lo equivalente a violar y asesinar. Es muy grave esa afirmación. De nuevo Tía, en persona, cuando quiera hablamos sobre aborto.

Sobre la opinión del Colegio Americano de Pediatras

(De nuevo me refiero a afirmaciones del texto.)

“La sexualidad humana es un rasgo binario, biológico y objetivo.” Ver inicio de punto anterior. La sexualidad es más que eso. Ellos – lo cual me parece raro porque se supone son médicos – se refieren a la biología, al “sexo”, a lo que el cuerpo muestra. La sexualidad es energía. Y el género no lo dicta mi aparato reproductivo, sino el órgano más importante: el cerebro.

También dicen que la sexualidad tiene la “intención evidente de la reproducción y multiplicidad de nuestra especie”. ¿De verdad un grupo de médicos son tan simplistas? ¿De verdad esa es la intención de la sexualidad? ¿Qué pasa conmigo que no quiero multiplicar ni reproducirme, ya mi sexualidad no tiene intención? Mienten al decir que “este principio es evidente por sí solo”. No, no lo es. Están queriendo darle un carácter absoluto a su percepción sobre la sexualidad. Es muy respetable que una persona piense de esa manera, pero no es la única. Y el resto no están mal, solo porque son diferentes a mí,

“Las tasas de suicidio son veinte veces mayores en los adultos que usan hormonas del sexo opuesto y/o se someten a una cirugía de cambio de sexo.” No dice la fuente para afirmar esto. Busqué, pero no encontré de dónde viene el número. Lo que si he conocido es la cantidad de agresiones, violencia, acoso y ataques que sufren las personas transgénero. E incluso se ha estudiado el índice de suicidio en esta población. Conozco de caso acá en Costa Rica, que se han suicidado. Acá en este link le dejo un estudio de la Asociación para la Prevención del Suicidio sobre el tema.

“Condicionar la educación de los ninos haciéndoles creer que la suplantación del sexo biológico mediante cirugías y productos químicos es algo normal y saludable es abuso infantil.” Esto me parece muy grave. Está diciéndole a decenas de médicos, incluidos en el Hospital de Niños; endocrinólogos; y más personas, que por darle esta opción, por darle la información sobre tratamientos hormonales o la operación (que no todas las personas trans se la reaizan) que son abusadores de niños. El decir que son abusadores cuando hoy está claro qué es abuso infantil a los ojos de la ley; el cometer esta falacia en esa afirmación me parece injuriosa, gravísima, peligrosa y lamentable.

Sobre los puntos 4 y 6 (bloqueo de hormonas) me parece muy interesante, el potencial riesgo físico. Aunque aclaro que yo y no he escuchado a alguna organización que defienda los derechos de las personas transgénero hayan dicho que “la pubertad es una enfermedad”. Entonces sobra decirle. También me dijo mi amiga trans, ¿cuál será peor eso, o vivir como siempre con rasgos que no acepto, que me chocan y podría cambiar con ese tratamiento?

Sobre el punto 5 se refiere a un dato del DSM-V. Esto es el Manual Diagnóstico y Estadístico de Enfermedades Mentales, elaborado por la Asociación Americana de Psiquiatría (APA, en sus siglas en inglés). Durante muchos años hubo una gran discusión sobre cómo abordaban y calificaban a las personas homsosexuales, trans, etc. Es una especie de “biblia” de los psiquiatras gringos (tengo muchas críticas a la psiquiatría, muchos no son científicos y hacen afirmaciones como si lo fueran). Pero el fondo de este párrafo es para mencionarle, primero, que desde el 2012 la APA dejó de considerar la “disforia de género” (es el término clínica que usan ellos) como un trastorno mental (ver nota acá);  por ende creo que debe investigarse más.

Y segundo, mucho ojo que el punto 5, si se busca la fuente original directa en el Colegio de Pediatras, acá el link, se refiere a este dato:

On page 455 of the DSM-V under “Gender Dysphoria without a disorder of sex development” it states: “Rates of persistence of gender dysphoria from childhood into adolescence or adulthood vary. In natal males, persistence has ranged from 2.2% to 30%. In natal females, persistence has ranged from 12% to 50%.” Simple math allows one to calculate that for natal boys: resolution occurs in as many as 100% – 2.2% = 97.8% (approx. 98% of gender-confused boys) Similarly, for natal girls: resolution occurs in as many as 100% – 12% = 88% gender-confused girls

Es decir, el Colegio – con total intención y siendo parciales – dejó de lado que hasta un 30% de las hombres y el 50% de las mujeres (según el estudio de la APA) mantienen su “confusión”, es decir, siguen identificándose como del género opuesto, al de su genitalidad. De todas formas, aunque fueran 100 personas, como sociedad, como raza debemos tener la capacidad de entenderlos y aceptarlos, no solo descartarlo como “enfermos”, “confundidos” o “locos”.

Para cerrar esta parte acá le dejo un reportaje muy básico que hice, de una serie sobre la población transgénero en Costa Rica, cuando estaba en Buen Día. Puede servirle como un punto de información distinta a la que me presentó. Creo en esperar, no necesariamente un niño de 4 años debería recibir tratamientos hormonales. Pero igualmente un niño que desde niño afirma sentirse como mujer y no hombre como su genitalidad masculina indica “debe” ser, también se debería esperar. El ser transgénero no solo se trata de “no me identifico con mi cuerpo”, es que no se identifican con todo lo que la sociedad le carga a ese cuerpo. El componente social tiene muchos efectos. De nuevo, en persona lo podemos hablar cuando guste, quizás más ordenadamente que este escrito.

Esto me lo dijo mi amiga transgénero (nació con genitalidad masculina pero es una mujer, se siente y es una mujer), una bella y valiente persona. “Teniendo una vida lindísima, yo lloraba y lloraba. ¿Por qué lloraba yo? Porque no hacía clic con nadie. A ninguna carajilla le interesaba yo. Yo no tenía un componente masculino. Y tampoco le hacía clic a los carajillos porque no veía como una mujer completa. Es una cuestión feromónica.” Me encantaría que nos tomemos un café los tres en Palmares y quizás pueda tener información desde otro punto de vista.

Sobre video “El negocio de la ideología de género”

¡Uf está largo! Enlistaré las falsedades que dice, porque realmente es un discurso muy explosivo, pero poco articulado. Todo lo que entrecomillo son afirmaciones de la señora Medina. Por aquello la señora Medina, en su activismo, movimientos y negocios (imagino que le pagan por dar charlas o acudir a congresos) se presenta como una exasesora de la ONU concretamente del Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA). Pero no es cierto. En Panamá dicho Fondo salió al paso para decir que ella “nunca ha tenido relación contractual con el organismo” (ver nota de La Estrella acá). Muy polémica ella. Seguramente le debe servir tanta polémica.

  • “Ya no existe hombre y mujer y son los grupos LGBTI los que comandan estas leyes”. Mmm, no he escuchado a nadie que diga que no existen hombres y mujeres, si hemos dicho yo en lo personal y muchos grupos, que ser hombre y mujer puede tener muchas tonalidades, las mujeres no son rosaditas y amantes de barbies y lso hombres no son machos viriles que juegan con camiones. Ser masculino o femenino tiene muchas y hermosas tonalidades.
  • “Estos grupos se han venido financiando por clínicas y farmacéuticas”. ¿Nombres, listas, papeles que muestran esas presuntas asociaciones entre organizaciones que defienden derechos de la población LGBTI y farmacéuticas y clínicas? No los veo.
  • “Solo existe un género, el género humano y existen dos sexos.” Mmm, el ser humano es una especie. Bajo la categoría taxonómica (ver acá) viene en esta escalera: dominio-reino-filo o división-clase-orden-familia-género-especie. El homo sapiens es la especie humana. Esto es totalmente biológico, pero la señora Medina parece confundirlo.
  • “Esta ideología de género está logrando tantos cambios que inclusive hoy lo que se conocía como locura hoy todo es normal.” ¿A qué se refiere? ¿Quiénes son los locos? ¿Alguien transgénero es loco? Pareciera que si. Peligrosa discriminación, llamar “locos” a otros que quizás no entiendo.
  • “Podíamos ser genocidas.” Lo dice como una acusación a personas – como ella y usted Tía – que crítica a la población LGBTI. Pues no, el genocidio es algo muy claro, lo que hizo Pol Pot, lo que hizo Hitler. No he escuchado a nadie que la califique a usted o a la señora Medina de genocida por criticar. Me podría mostrar alguna referencia si la tiene.
  • “Puede ser sanado.” Ser homosexual – que es el ejemplo que ella da – no es una enfermedad, por ende no hay nada que sanar. Tía usted y yo, tenemos primos gays en nuestra familia. Y son muy sanos.
  • “Este cambio cultural nos dice que todo se vale y los que se opongan son fundamentalistas.” No detalla a qué se refiere con “cambio cultural en las artes” y a qué actos concretamente. Me gustaría preguntarle cuál es ese “cambio cultural” y qué es cultura para ella. Curiosamente habla de división, cuando es ella quien divida a los “locos” de los “sanos”.
  • “El matrimonio vale la pena porque ampara a los hijos.” Hay miles de matrimonios que han hecho daño a sus hijos. Está siendo absolutista en cuanto a que el matrimonio es la única forma de criar. Pues bueno. Yo soltero podría adoptar a alguien y hacer un gran trabajo de crianza, si soy un padre maravilloso. Entonces el matrimonio no es la única manera. Puede serlo, pero no la única.
  • Caso de hombre en Canadá. Creo que se refiere a este. Es un caso muy particular que tendría que ver detalladamente, no lo conozco. Tendría que ver si es trans o en su mente está pensando otras cosas. Pero decir que se dio por “lo transgénero” como ella lo llama generaliza a toda una población, que no son cambio tan extremos de considerarse de 6 años. No encuentro cuál apoyo le habría dado el Estado de Canadá, como mencionó la señora Medina. Si fue adoptado dudo que sea legal, pero habría que analizarlo. Y es muy válida la pregunta que hace la señora Medina, sobre cómo los hijos de este hombre sufrieron ese momento.
  • Habla de lo “transraza”. Busqué porque no sabía nada al respecto. De lo que dice la señora Medina se trata de personas que no quieren ser de la etnia blanca, sino negra. Y para eso se realizan procedimientos físicos. Esto es eso, físico. No tiene nada que ver con la población transgénero. Y tampoco ha sido declarado de forma oficial por una entidad competente, seria o por algún organismo internacional al cual Costa Rica esté adscrito. Ídem para el concepto de “mismidad” que menciona la señora Medina.
  • La señora Medina habla en repetidas ocasiones de que ahora “hay 112 géneros” y que “así lo declaró un señor”. Busqué el tema de los 112 género, desde una fuente formal, oficial y seria, y no encuentro nada. Si encontré referencias a que fue Vitit Muntarbhorn, Experto Independiente sobre la protección contra la violencia y la discriminación por motivos de orientación sexual o identidad de género de la ONU, quien habría hecho esto. Pero no encontré nada serio de que efectivamente algún organismo internacional, al cual Costa Rica esté adscrito, declaró que hay 112 géneros. Si tiene la referencia, me la pasa.
  • “La perspectiva de género está basado en una mentira.” No sé para ella qué será “perspectiva de género”. Incluye en un mismo canasto cosas muy diferentes.

Sobre el post de “info Católica” «No aceptar la ideología de género no es discriminación sino simple biología»

Para no repetir con respecto a lo biologista, la Dra. Puppo se refiere a la genitalidad, al sexo genital físico. El género son otros 100 pesos que tienen que ver con el cerebro.

Acá me gustaría discutir en persona, ya con otras preguntas en mente: ¿por qué tanta insistencia en decir NO, no puede ocurrir? ¿En qué afecta a la Dra. Puppo, a usted Tía, a la Iglesia Católica y cualquier grupo religioso que se haya pronunciado en que una persona sienta ese choque esa no-sintonía entre lo que el cuerpo me muestra y lo que mi mente y corazón sienten? Este filosofar ojalá en persona, cuando guste.

Sobre la nota de ACI Prensa

Primero que todo, me parece muy curioso, llamativo y hasta gracioso que la Agencia Católica de Informaciones, la agencia de la iglesia católica, para esta ocasión si tome en cuenta el punto de vista de una persona lesbiana y atea, cuando en el pasado usualmente ha discriminado a los ateos y los gays. En persona podemos hablar de esto que parece una contradicción.

Muy válida su explicación biológica. De nuevo, me gustaría que ella, mi amiga trans, usted, abuelo y yo, nos tomemos un café juntos.

Abrazo Tía.

h1

Locura absurda en un guión imposible

Jueves, marzo 9, 2017

MessiLa palabra increíble tiene un significado claro incluso exclusivo, pero se usa para mucho. Desde una canción en un concierto donde conocíamos la lista de canciones, hasta la fiesta con los compas que conocemos de hace 20 años. Lo mismo sucede con la palabra imposible. Lo que ayer sucedió en el terreno del Camp Nou en Barcelona desafió la lógica, lo creíble (que tiene que ver con fe, con creer en algo) y lo posible (no Barney, no en lo “possimpible“).

El guión era claro: el Barça saldría a asfixiar y morder: presión alta, línea de 3 adelantada, en la media rombo para cortar y mover rápido, sin laterales pero con un ala falsa en Rafinha para desbordar, y la MSN como la lanza en la cual siempre persignarse. Y el PSG correría a aguantar la embestida, jugar compacto y mover la pelota para desquiciar a los catalanes. Vivir de la renta con calma y sabiduría. Eso era lo previsible.

Una anotación tempranera del pistolero Suárez (mejor 9 del mundo) y un autogol de escuela provocado por la fe de Iniesta y los nervios de Kurzawa colocaron el juego en lo soñado por los culés y el temor en el cuerpo de los parisinos. Un penal iniciando el segundo tiempo parecía que definía la remontada…imposible e increíble. Nadie había logrado venir de atrás de 4 goles en la historia de la Liga de Campeones. Pero le faltaba más gasolina a esa palabra…’increíble’.

(Primera nota del referí: en el primer tiempo hubo penal contra Neymar. De esos que cuestan que piten. El defensa se desentendió del balón e interrumpió el paso del brasileño. Hubo clara mano de Mascherano, de esas que el reglamento dejan abierto a que el árbitro interprete y decida lo que guste. Arreglen eso y luego hablamos.)

Sin magia, pero con sangre

sergi

Sergi Robert, joven, trabajador y callado, dio el gol que lo mete en la historia del club. (Imagen tomada del Facebook de FCB)

En el primer tiempo ya vimos dos señales vitales para el juego: el PSG llegó nervioso y timorato y con un planteamiento excesivamente cauteloso y miedoso. Y se confirmó que este Barça – aunque su generación más brillante aún no se agota – tiene poca magia, pero si mucha épica. Algo que no tuvieron (y que necesitaron poco francamente) sus exquisitos antecesores del siglo XXI.

El equipo español dominó de manera insultante, pero también fue acelerado y poco claro. Ahí cuando Iniesta está en un nivel bajo, cuando no aparece Messi, cuando Neymar se entrega pero no burla rivales; ahí cuando se echa de menos a Ronaldinho, desentrabar este tipo de partidos se torna más complejo.

Se confirmó tras el gol de Messi. Primero Cavani al palo. Segundo pelotazo largo y el uruguayo fusila. La defensa culé falló por primera vez en todo el partido y ya – por si no al inicio del partido – ahora si, todo parecía perdido. Los que nos armamos de fe y de un pichel de cerveza solo en una barra de un bar, teníamos la creencia derrumbada. “Tranquilo flaco, una birra cortesía, pa’ que no se agüeve tanto“, me dijo el amable compa que sirve el elixir para que la pena sepa menos agria.

Pasaron 25 minutos (PSG anotó al 62′, Neymar a la escuadra al 88′) del Barcelona remando desesperado, sabiendo que cuando llegaban a la orilla, un tsunami los mandó al centro del océano de nuevo. Y aquí, cuando el agua llega a los pulmones, cuando el organismo falla y el cerebro no entiende de dar impulsos racionales, cuando los médicos que analizan al paciente avisan: “hay que decirle a los familiares”; en ese momento el brasileño y todo el Barça marcó un antes y un después en su carrera.

umt

Umiti marcará época. Lo creo fielmente. El mejor fichaje de esta temporada. (Imagen del FCB)

Quedaban 2 míseros minutos + la reposición, 7 en total. En reposición el PSG pecó de nervioso en una pelota perdida y Suárez movió colmillo y vendió el foul. En este momento, ya era un león enfurecido y con fe inquebrantable frente al esqueleto sin identidad ni carácter que es un equipo construido a base de chequera.

Ter Stegen era un volante tirado al ataque, con su notable juego de pies y poderoso físico puestos en el camino del PSG, que se hundía en confusiones. Nadie se tiró al suelo, nadie enfrió el juego, nadie gritó que no le hicieran falta al portero alemán, nadie avisó que tomaran las marcas como estampilla, como si su vida dependiera de ellos. Ahí se diferencian los buenos jugadores, de las personas templadas dispuestas a morir antes de entregar un gol sobre la hora.

Neymar, que se graduó ayer, tomó la pelota, tomó el rebote del tiro libre, creyó en él y los suyos (le había dicho a Sergi Roberto que entrara al área), dribló y guindó una pelota preciosa sobre la cabeza de todos. El juvenil español se lanzó con todo y colocó el pie de la manera justa. Aurier perdió su marca en el peor momento y estoy seguro que no pudo dormir. Bueno, igual que todos sus compañeros. En ese momento que cruzaba la pelota, al filo de la reposición cumplida, el Barça escupió el agua que lo ahogaba, empujó a la muerte y corrió la celebración improbable, el logro increíble, la remontada imposible. Doblemente imposible.

(Segunda nota del referí: si la acción sobre Suárez fue penal, antes hubo uno sobre Di María admitida luego por su compatriota el Jefecito. Errores humanos es lo que espeto. Corrupción lanzan otros atrevidos. A la UEFA le conviene que el Barça y los grandes sigan. No hay duda. Horrores arbitrales en favor de los grandes equipos han habido decenas. Desde el franquismo favoreciendo al Madrid o una dictadura militar ayudando a Argentina a ser campeón, hasta el vergonzoso Corea y Japón. Pero sin más, solo puedo decir que ayer de nuevo se equivocaron en favor del grande.)

Difícilmente explicable con palabras“, dijo Luis Enrique en conferencia de prensa. “El guión de una película de terror.” Imposible de fraguar. Increíble el solo pensarlo. El fútbol (el deporte) que es lo mismo que la vida, tiene pequeñísimas ventanas para que esto suceda. Ayer tuve la dicha de verlo desde una barra. De soñar que la sangre, aún sin magia y las labores bien hechas, pueden hacernos gestar lo que ya nadie cree ni ve posible.