h1

Es hora de enamorarse: un espejo para lograr la inclusión

Lunes, diciembre 12, 2016
afich

La obra se presentó durante varias fechas en Panamá y el grupo teatral continuó realizando más funciones, con el apoyo de Rubén Blades. (Imagen Facebook Es hora de enamorarse)

Sociedad inclusiva” o “ciudad inclusiva” son términos siempre colocados, en la lista de objetivos de organismos internacionales; programa de gobierno del elegido de turno; o discurso de los funcionarios relacionados con la atención de la población con discapacidad. Pero seguimos estando lejísimos de esa aspiración. Las personas con discapacidad siguen siendo vistas lejanas, distintas, pobrecitas, incapaces para cumplir una labor, crecer (los siguen pensando como niños) o incluso incapaces de amar.

En Panamá, nuestro país vecino, un grupo de personas con Síndrome de Down, artistas, productores y familias lograron la inclusión perfecta en un proceso. Con el liderazgo de profesionales increíble, 12 jóvenes con esa condición montaron en el Teatro El Círculo, la obra clásica para niños La cucarachita Mandinga. Por dicha para los que no podemos verla en suelo canalero ni conocíamos al respecto, un director guerrillero, como él se describe, llevó cámaras a ese proceso.

Como parte del Costa Rica Festiva Internacional de Cine, el pasado domingo 11 de diciembre, se presentó Es hora de enamorarse, documental dirigido por Guido Bilbao y producido por la Fundación Down Panamá. Es una pieza potente, sincera, real y hermosa. Acompañado por familias costarricenses con miembros Síndrome de Down, la experiencia fue aún más conmovedora.

“Los prejuicios son como una pared. Una pared que nosotros ponemos sobre los chicos (con Síndrome de Down). No ellos sobre nosotros. Cuando se derrumba esa pared, todo es una fiesta.”

festival

El director Guido Balboa compartió con el público durante el Festival. (Imagen Manuel Sancho)

Así lo describió el director Balboa, en el Teatro La Aduana, donde estuvo responder preguntas tras la proyección. Es el corazón de su documental: cómo estas personas, profesores, productor musicales, directora, coreógrafa, jóvenes sin discapacidad, se unen con el grupo de personas Síndrome de Down – valientes, soñadores, con dudas como el resto del mundo – para hacer realidad una obra de teatro, pero también lograr lo que en una parte de la cinta llaman “inclusión perfecta“.

Aunque en un inicio el objetivo fue registrar la creación artística y el reto alrededor de ella, Es hora de enamorarse se convirtió en una embarcación para el equipo de producción mucho más profunda. Se salieron del teatro y el camerino, para conocer a Anto, Majo, Pancho y demás actores de la obra. No solo conocieron la realidad de la población Síndrome de Down de Panamá, sino que captaron el amor y los temores, las dudas y el entusiasmo que ellos sienten, ¡como todos sentimos!

Quizás esa sea la lección más urgente y poderosa: ellos son pares, son equivalentes, son humanos como usted y yo. Sí, aprenden distinto, necesitan otra clase de apoyos en las clases, sienten distinto la sexualidad y el amor. Pero eso no significa que los debemos obviar con ostracismo como sociedad. Mucho menos cometer la brutalidad (hecha completamente hasta hace unos años) de no tener una política país para que esa población acceda a la salud, la educación y el trabajo.

Una madre de un joven con Síndrome de Down, quienes fueron a la función, lo puso facilito: “es una cuestión de derechos humanos, no estamos pidiendo, estamos exigiendo”. Debemos empezar con lo básico: derribe el muro y entréguese a la locura de enamorarse. Estas personas lo hicieron y nos enseñan en el camino.

Así y así lo informó La Prensa de Panamá.

Así presenta el documental nuestro Festival de Cine, que lo presentará de nuevo en el Teatro de La Aduana mañana martes 13 de diciembre a las 10:15 a.m.

Todos quieren cantar y bailar en La cucarachita mandinga, el más alegre y romántico clásico panameño. Por primera vez en la historia de su país, un grupo de jóvenes con síndrome de Down serán las estrellas del espectáculo musical… al menos, si logran aprenderse sus líneas y coreografías, sorprenderse a sí mismos y darle vida a la obra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: